Había un cartel que decía ‘No subir’ y ellos subieron solamente para romper las reglas. 

Podría escribir muchas cosas cursis de él en este momento, pero no quiero ponerme cursi.
Odio ponerme cursi.
Porque cuando me pongo cursi me doy cuenta de que él me puede y de que mis estados de ánimo dependen de él, todo el tiempo.
Y odio eso. 
Odio el amor.
Es una mierda.
Pero una mierda tan linda, aveces.


(Fuente: st-pam)


(Fuente: jimmaybones)

mcdr2212:

Es increíble como a veces sólo necesitamos aire libre y alguna sonrisa, un paseo y una buena conversación para hacer que nuestro día valga la pena. Sí, se pueden hacer muchas más cosas para que un día sea productivo, pero sólo lo será si ha significado algo para ti. Hay que tener ese detalle muy en cuenta.

Ultimamente siento que estoy ‘Fuera del tiempo’.
Hoy fui a  cursar y resultó que  era 11 de Septiembre: ‘Día del maestro’ y por ende, no tuve clases.
Así que fui un rato a Parque Rivadavia, a sacar unas fotos a unos árboles florecidos que había visto el otro día  y me habían gustado. Pero hoy no estaban florecidos. Calculo que habrá sido por la hora.
Me tomé el tren y pensé que está re copado que ya no  haya que esperarlo tanto cómo antes porque ahora vienen con más frecuencia, y encima tiene unos asientos re cómodos.
Cuando estaba por Flores, miré por la ventana por un instante y vi subir a un chico con un corte ‘afro’ que me pareció bastante copado y empezó darme frió porque el aire acondicionado del tren estaba muy fuerte.
Mientras leía ‘Rayuela’ durante el vieje  se me vinieron varios recuerdos a la cabeza.
Uno fue cuando el año pasado en Navidad había llamado a Leo y nos peleamos. No me acuerdo por qué pero seguro lo hice a propósito. Siempre me gustó hacerlo enojar, de forra que era. También pensé que me alegra mucho no ser cómo era antes. Me alegra mucho ser otra persona. 
Hace un tiempo me di cuenta de que nunca lo amé. 
Si te ponés a pensar no tiene lógica haber estado con alguien 5 años  y no haber amado a esa persona, no? Bueno, yo me di cuenta ahora.
El amor es algo raro. El año pasado lo descubrí por primera vez en mi vida, cuando tenía 21 años.  
Hoy cuando viajaba tuve mucho frío y deseaba con todas mis fuerzas estar con Jonito para que me abrace cómo cada vez que lo hace cuando tengo frío. O cómo cuando dormimos abrazados, y nos despertamos transpirados y nos destapamos un poco y volvemos a abrazarnos y a dormir otra vez. Me gusta que me abrace. Sus abrazos son incomparables.
Ésta vez no me dormí ni me pasé de estación y por suerte me alcanzó la sube para tomar el colectivo a mi casa. Me quedó -8,50 .
Creo que voy a empezar a andar en bicicleta a todos lados. Estoy cansada de cargar la sube y de gastar plata en eso. Es más, acabo de decidirlo. De ahora en más voy a usar la bicicleta para transportarme. La que está en mi casa, no la usa nadie . Porque nunca hay nadie. Cómo ahora. 
Recién llegaron mis viejos, pero ya se fueron a acostar y yo estoy tomando una chocolatada que me hice con una leche de caja que tiene un sabor horrible y escribiendo ésto y pensando que es demasiado por hoy.  Además me duele la espalda.
Tal vez me vaya a acostar… o a leer las cosas que escriben personas cómo yo que a nadie le importa.